Se amotinan en penal de San Francisco Kobén, Campeche

07 Oct 2020

Autor: La Jornada

Por Lorenzo Chim

Campeche, Cam. Unos 150 reos del área federal del reclusorio de San Francisco Kobén, en la capital de Campeche, se amotinaron esta noche en protesta por las restricciones impuestas por la nueva alcaide, María del Carmen Baeza Ramírez, entre ellas la cancelación de las visitas familiares debido a la pandemia por el Covid-19.

Los internos mantuvieron retenida por más de una hora a la funcionaria en el interior de la capilla, de donde fue rescatada por los celadores. Tras un leve enfrentamiento se reportan tres heridos a pedradas, entre ellos un custodio.
Unas cinco camionetas de la Guardia Nacional, y más de 100 antimotines de la Secretaría estatal de Seguridad Pública resguardaron el penal tras los incidentes en que los manifestantes quemaron colchones y otros objetos en los techos de las galeras. Exigían hablar con el secretario de Seguridad Pública, Jorge Argáez Uribe para exigirle el cese de Baeza Ramírez.
Testimonios de personas privadas de su libertad en esa penitenciaría, narraron que por la tarde de ayer, la directora, María del Carmen Baeza Ramírez, les comunicó que “empeorarían” las restricciones pues se suspenderían las visitas conyugales y familiares, entre otras medidas. La población penitenciaria protestó ruidosamente e intentaron agredir a la funcionaria, quien se refugió en el interior de la capilla, protegida por algunos reos y los celadores. Una hora después fue rescatada.
Alrededor de las diez de la noche llegó al penal el secretario de Seguridad Pública estatal para dialogar con la directora. Justificó las medidas adoptadas y señaló que de mil 100 internos solo unos 100 ó 150 se habían rebelado “porque vieron afectados sus intereses”.
De acuerdo con versiones oficiales la protesta concluyó sin mayores incidentes y con saldo de solo tres lesionados. Sin embargo, elementos de la Guardia Nacional y los antimotines se mantienen en los alrededores del reclusorio para evitar nuevos desmanes.

Esta nota fue originalmente publicada en La Jornada y es reproducida por Documenta sin fines de lucro. Vea la versión completa aquí.

 

Deja tu comentario