Cómo someter las prisiones al imperio de la ley

26 Ago 2016

Autor: International Centre for Prison Studiesdocumenta

• Las prisiones deben ser administradas de conformidad con la legislación internacional sobre derechos humanos y la legislación local, y los procedimientos aplicados en ellas deben ajustarse a la justicia natural.
• Sin embargo en muchas prisiones no se respeta la ley. La corrupción en las prisiones, la policía y el sistema judicial puede estar profundamente arraigada y tanto la violencia entre los reclusos como la violencia de los funcionarios hacia los reclusos pueden ser endémicas.
• En ocasiones los reclusos controlan las prisiones. Los sistemas penitenciarios pueden ser anárquicos debido a un fallo del Estado en general, a la negligencia de las prisiones en particular, o porque el personal penitenciario no cuenta con recursos necesarios para imponer un régimen ajustado a derecho.
• Es difícil controlar la violencia y la corrupción en las prisiones, pero se puede lograr si se cuenta con el apoyo de los más altos niveles del gobierno, confianza y formación para que el personal penitenciario trabaje de manera diferente, y la participación de organismos de vigilancia independientes y grupos de la sociedad civil.
• La eliminación de la tortura y la reducción del maltrato exigen un compromiso importante de parte de las autoridades y un programa a largo plazo para cambiar la cultura del personal penitenciario y las prácticas laborales dentro de las prisiones.

Deja tu comentario