Chiapas, desplazamiento forzado y salud

13 Dic 2017

Autor: Sofia Gonzalez Talamantes

Chiapas presenta una de las modalidades de migración interna o desplazamiento forzado de población en México, presente desde 1994 a partir del levantamiento indígena del Ejército Zapatista de Liberazión Nacional (EZLN).

Actualmente el fenómeno de desplazamiento forzado de la población de Chiapas por motivos políticos sigue presente, así como los problemas de salud de las personas desplazadas.

El texto La otra imaginación: desplazamiento interno de población en Chiapas y salud, presenta tres principales periodos que históricamente han provocado el desplazamiento de dicha población, y que se relacionan con el levantamiento armado de diferentes grupos, así como con las respuestas que han dado los gobiernos estatales y federales.

El primer periodo es inmediato al inicio del conflicto y se trató de población que vivía cerca de la zonas de combates. El segundo periodo ocurrió a partir de 1995, provocado por los ataques del ejército mexicano en territorios ocupados por integrantes del EZLN. Y el tercer periodo, ocurrió antes y después de la masacre de Acteal en 1997.

En el análisis relacionado a la salud de dichas personas desplazadas se encontró que existen dos grupos de factores que ponen en riesgo la vida y salud. El primer factor implica las condiciones materiales; vivienda, saneamiento, agua potable, alimentación y trabajo. Y el segundo factor es el psicosocial, relacionado con los elementos culturales, la salud mental y la cohesión social.

Por otro lado, actualmente alrededor de 5 mil personas viven desplazadas y en condiciones extremas en las montañas de Chiapas a raíz de una confrontación entre los municipios de Chalchiuatán y Chenalhó derivada de una reforma agraria. Dicha reforma trazó una línea recta para establecer los límites territoriales de cada municipio, en lugar de respetar el recorrido natural del río que les separa.

La división territorial impuesta por el gobierno provocó un intercambio forzado de tierras entre ambos municipios lo cual ha tenido como consecuencia ataques armados entre las mismas. Mujeres, niñas y niños principalmente se desplazaron a una zona montañosa conocida como Los Altos de Chiapas, donde se han establecido distintos campamentos improvisados, en donde actualmente están viviendo por el miedo de regresar a sus comunidades. Al desplazarse a la zona montañosa las personas se enfrentan a problemas de salud debido a la poca comida con la que cuentan y el clima.

En Chiapas las políticas establecidas por el gobierno federal y estatal no toman en cuenta las estructuras sociales y culturales ya establecidas en las comunidades. Ni tampoco las consecuencias en la vida de las personas que tienen que desplazarse por miedo a ser asesinadas.

Fotografía: Canal 44

 

Deja tu comentario