El racismo en el Sistema Penal mexicano

23 Ago 2017

Autor: Charlotte Davis

  • Las mujeres indígenas enfrentan una suma de discriminaciones por etnia, género y clase socioeconómica;
  • el problema de discriminación contra las personas indígenas se vincula con otro legado del colonialismo: el clasismo

No es noticia, el sistema penal estadounidense es un sistema racista, que refleja las desigualdades presentes en la sociedad, en México el panorama no es tan diferente, las comunidades indígenas son especialmente vulnerables en todos los ámbitos sociales, incluyendo en el sistema penitenciario.

Este panorama, es aún peor para las mujeres indígenas. Un informe reveló que, de 30 mujeres indígenas detenidas en 2009, en los estados de Puebla y Morelos, ninguna recibió apoyo de traducción al momento de dar su declaración, lo que va en contra de lo establecido en la Constitución Mexicana desde la reforma hecha en 2001 en cuanto a derechos de los pueblos indígenas.

La mitad de ellas fueron detenidas por delitos contra la salud y aunque negaron su participación en tales hechos recibieron condenas de 10 a 15 años de prisión, tiempos más largos que lo normal, considerando que sólo tres tenían antecedentes penales y que ninguna fue acusada de un delito con violencia.

Las mujeres indígenas enfrentan una suma de discriminaciones por etnia, género y clase socioeconómica.

En 2006, tres mujeres indígenas, Alberta Alcántara, Jacinta Francisco y Teresa González, fueron injustamente detenidas, acusadas del supuesto secuestro de seis agentes federales.

Su derecho al debido proceso fue violado hasta que la comunidad internacional intervino. Pasaron tres años en una cárcel de Querétaro antes de ser liberadas, tras una disculpa pública en la que el titular de la Procuraduría General de la República reconoció su inocencia.

Estos casos son muestra de la violencia institucional y el racismo en un sistema que fundamentalmente no protege a las personas indígenas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) resaltó que a 80% de las personas indígenas encarceladas en el país se les viola su derecho al debido proceso.

Las personas indígenas que se enfrentan al sistema de justicia penal no reciben los recursos necesarios como traductoras o peritajes, y muchas veces fueron condenadas por delitos que no cometieron.

El problema de discriminación contra las personas indígenas se vincula con otro legado del colonialismo: el clasismo, lo que hace más difícil que las personas indígenas tengan los mismos recursos y oportunidades para el acceso a la justicia.

Finalmente, las mujeres indígenas se enfrentan a un panorama aún más difícil, ya que además de su identidad étnica, su condición de género las acerca a vivir violencia y/o discriminación. Ser mujer e indígena no debe ser un delito.

Fotografía: Cuartoscuro

Deja tu comentario